Nos vamos de setas!

Llega el frío a la sierra de Madrid, las primeras lluvias de otoño y días de sol nos regalan día geniales en el campo, nosotros os contamos pasos básicos para recoger setas.

Nuestras preferidas son los boletus edulis aunque en nuestro paseo también encontramos níscalos y babas de boletus. Las babas son como los boletus pero con un moco o baba en su sombrero.

Siempre recomendamos ir con un profesional o entendido experto para disfrutar más tarde de un rico revuelto o risotto. Desde Torrelodones no tenemos un largo viaje pues en la sierra madrileña encontramos grandes y antiguos pinares.

El boletus se caracteriza por un sombrero color rojizo-caoba, muchas veces difícil de distinguir del color de las hojas, superficie que evoluciona de plana a convexa. Tronco grueso, sólido y muchas veces mas grande que el sombrero, normalmente está bien enterrado y de color mas blanquecino. Debajo del sombrero podemos ver que es como una esponja.

Debemos desenterrar bien el tronco y así arrancar entero el boletus cortando más tarde con la navaja el final del tallo enterrándolo de nuevo y ayudando a que salga de nuevo. A la derecha os mostramos el reverso de un boletus esponjoso y a la izquierda una seta russula muy parecidas pero debajo de su sombrero es laminada.

 

 

 

20151021_104914

 

 

Qué llevar:

 

  • Cesta de mimbre jamás bolsa de plástico, así las esporas se irán repartiendo.
  • Navaja o cuchillo de filo recto.
  • Indumentaria adecuada para el campo.