Yos, osos y hormigas que saben a menta!!

 

Queríamos compartir con nuestros lectores, experiencias que nos han hecho ver más allá de nuestros jardines en Torrelodones, nuestro medio ambiente nos regala miles de ejemplos con los que quedarnos perplejos ante tanta belleza y poder de la naturaleza.

En este caso, tratamos del ecosistema que se forma en el árbol  Yos (Sapium laurifolium), muy común en Costa Rica, donde alberga un animalito muy lento llamado oso perezoso. En tan sólo un árbol viven y se desarrollan diferentes especies.
perezoso
El oso perezoso, depende estrictamente de este árbol que le proporciona alimento, procura no moverse de la copa del árbol evitando cualquier riesgo. En él pueden vivir algas, polillas y diferentes parásitos. Sólo va al baño una vez a la semana! Podemos describir a este bello animal además de lento un poquito vago. Defeca en la raíz del árbol proporcionándole abono y a su vez, dejando que las polillas depositen sus larvas para continuar creando vida.
La naturaleza es sabia, y hay un intercambio de intereses, el oso le proporciona alimento al árbol y viceversa. Una cosa que nos llamó la atención de este árbol con respecto al resto de la selva, fué que estaba perfectamente limpio de musgo y otras plantas que suelen crecer en tronco y ramas, y es gracias a unas hormiguitas que bajan rápidamente de la copa del árbol cuando golpeas el tronco del Yos.
Aquí no queda la cosa, esas hormigas si las aplastas entre tus dedos dejan un refrescante aroma a reflex o mentol y es debido a que como antes os comentaba, es una condición sine qua non, las hormigas se alimentan de la savia del Sapium laurifolium (de ahí el olor que desprenden) a cambio de una limpieza general de su tronco. Estas hormiguitas a su vez proporcionan una excelente cantidad de proteínas a curiosos turistas como nosotros, los insectos serán el alimento del futuro.
Es un maravilloso ecosistema de un delgado tronquito que pudiera pasar completamente desapercibido, y es que la naturaleza es maravillosa.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *